QUIERO UN FERRARI

Vivimos de las ilusiones. También de los sueños, de las creencias. También de la realidad, es evidente, y de la ambición y de los objetivos. De los retos. Los niños, por falta de experiencia, viven llenos de ingenuidad. Y eso es fantástico, porque viven de la imaginación. Juegan con personajes inventados, se acuestan en la cama escuchando historias de princesas y superheroínas y, durante todo el día, su vida es una aventura. Y ellos son sus propios protagonistas.

Oriol es un amante de los coches. Los colecciona en su habitación. Si no los tiene todos, le quedan pocos, y pasa su tiempo en la habitación mirándolos. Se los conoce de memoria y no le es difícil escoger cuál le gusta más: el ferrari. El rojo de la velocidad, de la victoria. Es el primero de toda una fila que llena la estantería de un lado al otro. Y pronto será un protagonista más en su dormitorio. 

Con ocho años, y a punto de hacer los nueve, los padres de Oriol deciden reformar su habitación. Es muy pequeña y prefieren amueblarla de cero para darle un toque más juvenil y de más amplitud. Las paredes ya se hacen pequeñas, pero están convencidos que con un cambio podrán aprovechar mucho mejor el reducido espacio del que disponen. Analizan varias opciones: tiendas locales, fabricantes de proximidad y comercio online. Aunque son unos defensores fieles de la economía de su zona, descubren YUPIH. El nombre les gusta. “Es divertido”, piensan. Pero antes de tomar una decisión, prefieren comparar bien qué les ofrece cada uno. 

Su idea es deshacerse de todos los muebles que tienen ahora y apostar por una distribución nueva, moderna y a medida. Quieren colores neutros, también tonos de color madera, porque creen que así conseguirán la amplitud que la habitación, llena de vida, no les ofrece. Una cama nido, un par de cajones encima y un armario. Con eso creen que ya será suficiente. Y YUPIH les ofrece todo eso a buen precio, la mejor calidad garantizada y con un diseño personalizado al detalle.

Antes de tirar adelante, le explican todos sus planes a Oriol, porque, al fin y al cabo, es él quien debe construir su espacio. Y lo tiene claro: nada de colores neutros y nada de madera. Cambio de paradigma. Él prefiere convertir su cama en un ferrari. Toda roja con la parte de abajo negra, para simular las ruedas. Aunque al principio sus padres se llevan una sorpresa, contactan con YUPIH para empezar a preparar el proyecto donde, en este caso, no cabe duda que el protagonismo se lo lleva la cama ferrari. 

Ahora Oriol ya está listo para sacar toda su colección de coches y sus libros favoritos de la estantería. Deberá guardarlo todo con cuidado para después volverlos a colocar en fila. Todo en orden como a él le gusta. ¿Se acordará de que el primero de todos es el ferrari?

Comparte tu experiencia con nosotros

Entra y comparte tu experiencia en Houzz

Ferran Grañana Damaret de LA SÉNIA, Cataluña, ES en Houzz
All search results
Añadir to cart