Juegos caseros para jugar en familia

4 JUEGOS CASEROS INFANTILES Y JUVENILES PARA JUGAR EN FAMILIA

Que levante la mano quien no disfrute jugando. Pequeños, jóvenes y adultos, sea al juego que sea, a todos nos encanta divertirnos con amigos y familiares y tener aquella sensación de perder la noción del tiempo: las horas avanzan y ni te enteras. Eso es lo que te proponemos en esta publicación; juegos infantiles y juveniles caseros para que, a partir de nuestras ideas, te inspires y crees nuevos juegos, y que no sea un gasto económico para ti. Coge papel, lápiz y tijeras y ponte manos a la obra. ¡Ya estás listo para empezar! 

JUEGO 1. ¿Recuerdas dónde está?

Número de jugadores: 1 – 4 personas.
Material: Cartas (Baraja española, Uno o Póquer).

El juego de la memoria es un clásico y su funcionamiento es muy simple. Consiste en poner todas las cartas de forma desordenada y hacia abajo. La gracia está en que debes de  encontrar y reconstruir todas las parejas de cartas del juego en el menor tiempo posible y en el menor número de intentos que puedas. Si consigues hacer una pareja, continúa tu turno, pero en el momento que falles le tocará al siguiente jugador. Y quien acierte más parejas gana. ¡Activa todos tus sentidos y no dejes escapar el mínimo detalle!

JUEGO 2. Tres en raya con tapones de botella reciclados

Número de jugadores: Dos personas.
Material: 6 tapones de botellas (3 de un color y 3 de otro diferente) y un cartón o cartulina en forma de cuadrado. 

Coge un papel y dibuja dos líneas horizontales y dos verticales, formando una cuadrícula de nueve espacios. Por turnos, cada jugador debe poner su tapón (tendrán 3 cada uno) intentando crear una línea vertical, horizontal o diagonal con todos sus tapones. Cuando los seis espacios estén llenos y ordenados, se dará la partida por terminada. Podrá haber un ganador o bien podrá acabar en empate. 

JUEGO 3. ¡A cantar!

Número de jugadores: Todo el mundo es bienvenido.
Material: Papel y boli. 

Nos encantan los karaokes y no podíamos evitar proponer un juego de cantar. En grupos grandes es fácil de organizar, pero si sois un número reducido de gente no pasa nada. Organizaros como mejor os vaya. Básicamente debéis dividiros en dos grupos, dos equipos. Cada persona, individualmente, debe coger 5 papeles y escribir una palabra. Se pliega el papel, se deja en el medio y empieza el juego. El primer equipo abre un papel y debe cantar una canción que incluya la palabra escrita. Estribillos, estrofas o una parte de una canción de un anuncio. No importa, todo se acepta, mientras que la palabra y la canción sean correctas. Si aciertas, pasa el turno al otro equipo.

No cambiéis la palabra todavía, sino que debéis seguir cantando canciones de manera alternada hasta que uno de los dos equipos no sepa ninguna canción o se equivoque. De ser así, se coge otra palabra, ¡y a seguir cantando!

Juegos caseros para inspirarte y jugar en familia.

JUEGO 4. Las dos rondas: mímica y sonidos

Número de jugadores: Indefinido, pero es preferible ser un número par de personas.
Material: Papel, lápiz, cronómetro e inspiración.

Si una cosa necesita este juego es imaginación y tener ideas. No hay unas pautas establecidas y puedes ajustarlo según el número de personas que juguéis. Solo debes tener en cuenta que el juego es en parejas y mejor ser un número par que no que uno se quede sin jugar. Simplemente puedes adaptarlo según con quien juegues, puesto que sirve tanto para jugar con niños como en adultos.

Coge un papel y divídelo en diferentes partes. Cada jugador deberá tener 4 o 5 papeles, aunque si quieres estar más tiempo jugando puedes añadir muchos más. En cada papel, cada jugador debe apuntar una palabra. Cuando ya estén todos los papeles escritos, los doblas y los pones en el medio de la mesa.

Empieza la primera ronda del juego. Esta consiste en coger un papel e imitar la palabra escrita: interpretarla haciendo mímica. Vosotros mismos decidís la pareja que va primero y preparáis el cronómetro para que empiece la cuenta atrás. Un jugador de la pareja tiene 1 minuto para explicar el concepto con el cuerpo y sin hablar, y el otro jugador debe acertar. Cuantas más palabras definidas, mejor: más puntos. Cuando termina el tiempo, empieza la pareja siguiente con los papeles que quedan. Este es el ritmo del juego, hasta que los papeles se acaban.

Una vez todas las palabras interpretadas, empieza la segunda ronda. Ahora cada pareja no debe definir las palabras, sino que tiene que hacer algún sonido o ruido característico. ¿Cómo representas una mesa? ¿Y un armario? No es tan fácil, ¿verdad?

Las palabras por representar son las mismas que en la primera ronda. Esto tiene su ventaja: si apuntas palabras difíciles de interpretar con el cuerpo y sin hablar, no será realmente tan complicado porque tu pareja ya conocerá los conceptos que han aparecido en la primera ronda. ¡No te despistes, sino no te acordarás!

Ya ves que puedes adaptar las normas según te convenga. Si quieres que dure más, si juegas para divertirte o si quieres aprovechar el juego para aprender. Lo más importante es tener ideas y palabras que quieras utilizar. 

CONSEJO:

Si juegas con niños mejor evitar palabras abstractas (sombra, por ejemplo, es una palabra compleja). Todas las palabras són válidas y correctas, por eso solo es una recomendación. Puedes escoger la que sea: tanto puede ser una cosa real como algo fantástico. Mesa, caballo o universo. No importa las que elijas, solo ten en cuenta el nivel de dificultad que quieres.

Estas son las propuestas de YUPIH en cuanto a juegos caseros infantiles y juveniles para divertirse en casa. Adáptalos a tu gusto, pon tus normas (que sean justas, sino no vale) y juega con quien mejor te lo haga pasar. Aprovecha los fines de semana y los días de descanso para divertirte y reírte con los tuyos a la vez que aprovecháis los recursos que tenéis en casa. Si lo pruebas, escríbenos y cuéntanos tu experiencia.

Comparte tu experiencia con nosotros

Entra y comparte tu experiencia en Houzz

Ferran Grañana Damaret de LA SÉNIA, Cataluña, ES en Houzz
All search results
Add to cart